Muchas veces nos han hecho esta pregunta, así que vamos a tratar de explicarlo de una forma sencilla: 

Imaginemos el aceite como la miel y el combustible como una infusión de Té dulce.

Si pones miel en una sartén y enciendes el quemador a fuego alto, el calor convertirá esta miel en una costra quemada casi imposible de quitar. 

Si haces lo mismo con el té dulce, el calor hará que la mayor parte del líquido se evapore, dejando algunos depósitos de azúcar pegajosos. Cuanto más tiempo se exponen estos depósitos al calor, más duros se vuelven. 

En ambos casos, tienes un gran problema en tus manos. Pero la diferencia entre estos dos residuos es como la diferencia entre depósitos a base de aceite y depósitos a base de combustible.

Suciedad a base de aceite:

Los depósitos de suciedad a base de aceite son más difíciles de limpiar porque son muy viscosos (es decir, muy espesos).

Centrémonos en la suciedad a base de aceite en el sistema de admisión de aire. Estos depósitos son difíciles de eliminar porque se forman en muchas capas, poco a poco durante un período prolongado. En este sistema, el aceite que se deposita suele estar en estado gaseoso (o casi gaseoso), como en una fina niebla o en forma de pequeñas micro-gotas.

Cuando un motor gira, la ventilación positiva del cárter (PCV) permite que los gases del cárter (aceite evaporado) suban y se depositen en la entrada del aire, que está más fría que el cárter. La temperatura más baja hace que estas gotas de aceite se enfríen y se apilen unas sobre otras segundo a segundo mientras el motor funciona.

En forma gaseosa, estas pequeñas gotas tienen mucha más superficie a cubrir de la que tendrían en forma líquida. Esto significa que tienen mucha superficie buscando activamente una oportunidad de unión. A medida que se colocan sobre la superficie metálica como por ejemplo el colector de admisión, la culata y las válvulas de admisión de aire, apilándose una tras otra, la acción de unión forma una matriz que puede ser muy difícil de eliminar.

Suciedad a base de combustible:

Los depósitos de suciedad a base de combustible generalmente se acumulan rápidamente. Y, con la química adecuada, son relativamente “fáciles” de limpiar. Los depósitos a base de combustible se forman cuando los hidrocarburos combustibles no quemados se depositan en una superficie. Sometidos a temperaturas extremas, estos hidrocarburos se hornean y después de evaporarse la parte volátil queda como residuo la base pegajosa del petróleo con la que se destiló el combustible. Más combustible sin quemar significa más suciedad que se acumula poco a poco.

Ningún depósito de suciedad es fácil de limpiar, pero en comparación con los depósitos a base de aceite, son mucho más fáciles de eliminar.

¿Preferirías fregar una mancha de té dulce de una sartén o un pegote de miel tostado? Pues eso.

Para señalar lo obvio, los depósitos de suciedad a base de combustible se encuentran comúnmente en los sistemas de combustible, y los depósitos a base de aceite se encuentran prácticamente en todos los ciclos del aceite. En un mundo ideal, el motor tendría una sección donde permanece el aceite y otra donde permanece el combustible y estos dos fluidos no se cruzarían. Desafortunadamente, en los motores modernos, esto no es tan simple.

En el pasado, la mayoría de los vehículos tenían motores Port Fuel Injection (PFI) (y todavía hay muchos en la actualidad). Los motores PFI rocían combustible en el puerto de admisión y en la parte posterior de las válvulas de admisión. Esto significa que cada vez que un motor PFI realiza un ciclo, el rociado de combustible le da a estos componentes de admisión un agradable baño.

Sin embargo, la mayoría de los vehículos modernos tienen motores de inyección directa de gasolina (GDI). Con los motores GDI, al igual que ocurre en los motores diesel, los inyectores rocían el combustible directamente en la cámara de combustión en lugar de en el puerto de admisión. Este proceso es excelente para la eficiencia de la combustión y para ayudar a reducir las emisiones. Pero tiene sus defectos. 

Diferencias entre PFI y GDI

Si bien es probable que los depósitos de combustible se acumulen más rápido en los motores GDI, estos sistemas están cargados con depósitos de suciedad a base de aceite de motor. Debido a su diseño (que incorpora anillos de pistón de baja tensión), los depósitos a base de aceite en el colector y en las válvulas de admisión provienen de dos lugares diferentes: la parte superior y la inferior.

La parte superior es de PCV, (aceite evaporado) que es el mayor contribuyente. La parte inferior se debe al mal funcionamiento del anillo del pistón, lo que permite que el exceso de vapores de aceite del motor ingrese a la cámara de combustión. Parte de esto sube a la admisión debido a la superposición de válvulas, que es cuando la válvula de admisión y la válvula de escape están abiertas al mismo tiempo (es decir, sincronización variable de válvulas).

Luego, para empeorar las cosas, cuando estos vapores de aceite se abren camino hacia la entrada de aire, se endurecen como, bueno, miel quemada.

La química nos dice que los iguales se disuelven. Esto significa que los “depósitos de suciedad similares” se pueden disolver con un “limpiador similar”, Pero muchos limpiadores del sistema de combustible no son suficientes para los depósitos a base de aceite que se encuentran en los motores GDI.

Por eso recomendamos el servicio del sistema de combustible BG Platinum®. Que está diseñado específicamente para limpiar depósitos tanto a base de combustible como a base de aceite ya que está formulado con la mayor potencia de limpieza existente hoy en día para ambos tipos de suciedad.

Una limpieza completa del sistema de combustible … ¿se le ocurre alguna otra solución o servicio que pueda hacer esto?

¿Qué tal uno que pudiera prevenir la acumulación de depósitos de suciedad? El servicio BG Engine Performance Oil Change ofrece una limpieza premium del motor y del sistema de combustible de tres pasos que incluye BG EPR®, BG Advanced Formula MOA® ( o DOC para motores DIésel) y BG Platinum® 44K®. ( o 245 para sistemas de inyección Diésel)

En resumen:

  • Los depósitos de suciedad a base de aceite son más comunes en los sistemas de aire / combustible de hoy de lo que solían ser.
  • Es necesario utilizar productos de limpieza específicos para eliminarlos. Sugerencia: como el nuevo limpiador de cámaras de combustión, válvulas y admisión de aire BG Platinum®
  • El mantenimiento preventivo protege su motor y siempre será más económico que una reparación por avería.

Realizado por Dustin Willhite
Director de Tecnología de Producto de BG

Dustin dirige toda la investigación y el desarrollo de productos, el control de calidad y los servicios técnicos relacionados con los productos, incluido el apoyo a los distribuidores / vendedores.

Traducción, edición y ajustes:

Pedro Macías Carpi

Director Técnico de BG Valencia